Contraportada del libro

Yeyo

 

Novela

Sebastián Manuel Gallego Morales

 

Portada del tomo I

El escritor bastetano, Sebastián Manuel Gallego Morales presentaba en la mañana del martes 8 de junio de 2010, su nueva novela, "Yeyo", en un acto celebrado ante un auditorio tan singular como el alumnado del Aula Permanente de la Universidad de Granada  en Baza, quienes agradecieron el haber sido escogidos para la presentación en sociedad de esta nueva obra, prestando una excelente acogida al autor y a cuanto este comentó sobre su nueva obra.

La presentación tuvo también un interesante colofón con una amena charla  sobre “La creación literaria en la tercera edad”, en la que Gallego quiso hacer una férrea defensa del poder creador de las personas mayores quienes, a lo largo de su vida, han logrado todo un cúmulo de experiencias vividas, que originan auténticos pozos de recuerdos y sabiduría, por lo que "no debemos dejar que se pierdan y desaparezcan para siempre con nosotros, con nuestras efímeras vidas", así quehay que recogerlas y escribirlas, porque su plasmación literaria las hará imperecederas.

Una idea está que Gallego reforzó con opiniones de Aristóteles (Todo el mundo sabe que los viejos son doblemente niños), antes de avisar de que la obra trata de lugares, personas y familias que pueden ser fácilmente reconocibles, pero que se alejan de la realidad al amparo de formar parte de una "novela", así que los parecidos de hechos y personajes acabarán teniendo que ser considerados como puras coincidencias de la realidad en que vivimos y en la que es esa realidad la que se mezcla con la ficción, para darle vida a la obra.

Manuel Gallego habló también del hilo conductor de "Yeyo", el cual resumió centrándolo en un sólo sentimiento: el amor. Eso sí, un amor que se ve acompañado del paisaje, los personajes y los lugares donde transcurre su nueva obra y que forman un triángulo entre Baza, Fiñana y Almería, fundamentalmente, para acercarnos a la vez a la vida cotidiana de estas localizaciones, y de toda una época, lo que nos lleva a una intrahistoria de esta zona de España y Andalucía en unos momentos tan interesantes como los de mediados del siglo XX.

En "Yeyo" aparecen personajes que marcan el carácter de ese tiempo pasado y que acaban marcando toda una forma de vida en la que el maestro o el médico tenían una imagen tan distinta a la de hoy, como distinta era la de niños y jóvenes, la de relaciones y amistades, la de juegos y diversiones,... en definitiva, la vida de entonces marcada por una posguerra y una situación económico-social, que cobra vida de nuevo en esta novela haciéndose evidente en las páginas de esta obra.

Obra esta que nos trae una historia en la que Yeyo marca la infancia del protagonista, mientras este nos va contando toda una serie de relatos, que permiten lecturas independientes y que parecen tener vida propia, pero que acaban confluyendo llevando al personaje a una madurez en la que nunca cayó en el olvido la joven que da nombre al relato y que aún tendrá algo que aportar a la historia.

Digamos, finalmente, que esta nueva obra de Manuel Gallego es anterior a la última conocida. Asuntos relacionados con la problemática del mundo editorial hicieron que "Álvaro Simöes" apareciera en las librerías con anterioridad a la aparición de "Yeyo", pero sepan nuestros lectores, y los lectores de las obras de este autor, que, en la génesis de ambas novelas, la que ayer veía la luz está escrita con anterioridad a la dedicada al portugués.