Contraportada del libro

La posada de los Caños

Narraciones Breves (II)

 

Sebastián Manuel Gallego Morales

 

Portada del tomo I

El que es, sin duda, el autor bastetano más prolífico de los últimos años, Sebastián Manuel Gallego Morales, presenta su nueva obra, esta vez en forma de novela, bajo el título de "La posada de los caños", la cual se encuentra ya a la venta en las diferentes librerías de la ciudad.

En esta ocasión, Gallego nos ofrece un género nuevo en lo que hasta ahora ha sido su trayectoria más habitual, pues La posada de los caños es una novela, la primera de este autor. Sin embargo, Gallego no puede substraerse a la riqueza de las investigaciones que de forma habitual viene realizando, sobre la historia de nuestra ciudad, lo que le lleva a ubicar su narrativa en pleno siglo XVIII, una época en la que se destaparon, en la capital granadina, toda una serie de falsificaciones de documentos, entre los que se incluían escritos romanos, inscripciones en lápidas y un sin fin de hechos que motivaron la intervención de la Justicia, con la finalidad de atajar tanto desmán.

La novela, que es un homenaje a la propia ciudad de Baza, desarrolla una trama amorosa, como hilo conductor de la narración, pero unida siempre a numerosos pasajes sacados de la mucha documentación consultada por su autor, reflejando así a la Baza de ese siglo XVIII, con un recorrido por sus calles, sus monumentos, lugares de interés, costumbres, hechos y dichos que sólo una persona con grandes conocimientos sobre nuestra ciudad puede llegar a manejar y, en definitiva, aportar al rico acerbo cultural bastetano.

La Posada de los Caños, hoy ya desaparecida, fue todo un enclave de rica vida y ligado ampliamente a la vida y economía de la ciudad bastetana y hoy da título a esta novela que ha sido editada dentro de la serie "Narraciones breves", de la editorial Visión Libros, con el número dos y ocupada por 235 páginas en las que se nos cuenta una bella historia.

En su portada, uno de los leones de la fuente de los Caños Dorados, fuente que se reproduce íntegra en su contraportada, y que compartía vecindad con la posada que da tútulo a esta obra y de la que da idea de su importancia el que figurara en el catálogo de Caminos Reales y Posadas, en tiempo de Carlos III.