UN PASEO POR BAZA

Proponemos aquí una breve, pero pausada, visita por la ciudad. Acompañamos de imágenes los diversos lugares y proponemos una serie de itinerarios que donde, de verdad, merecen la pena es recorridos en su realidad.

 

EL CASCO ANTIGUO

El notable desarrollo de la de la industria de la construcción bastetana ha traído consigo la aparición de nuevas zonas pobladas que han hecho olvidar los límites que enmarcaban la ciudad de no hace muchos años. Cierto es también que algunos de estos barrios nuevos están en pleno centro de la población, debido a la transformación en solares de zonas dedicadas a huertos o pequeños cultivos en zonas edificables lo cual conlleva la pérdida de zonas verdes en el entramado urbano. Calle de apertura reciente en pleno Barrio de Santiago
Calle Tenerías de típico trazado árabe Sea como fuere, lo que más sigue llamando la atención de ese paisaje urbano bastetano es el entramado de su centro histórico, que sigue siendo muy similar al de las épocas árabe y medieval, aunque ahora rodeado de las nuevas zonas construidas con las diversas ampliaciones de la ciudad, muy notables en los últimos años, pero que apenas han alterado las líneas de fijación y la organización espacial del casco histórico, que tiene casi idéntico trazado viario, aunque cada vez más las clarísimas huellas de la ciudad musulmana están en peligro de desaparición Nuevos edificios respetando nuestro entorno
Lo cierto es que hay una notable diferencia entre las zonas más modernas y la parte considerada como Casco Antiguo, donde se encuentra la casi totalidad del Patrimonio Artístico bastetano. Se trata de una zona que, como decimos, al menos de momento, sigue conservando su antiguo sabor árabe en muchos de los trazados urbanos, aunque tenga también raíces castellanas en muchos de sus elementos. Conserva esas típicas estructuras urbanas en plazas, calles y callejones, propias de estas y otras épocas pretéritas, que llenan de encanto el paseo por estos lares. Calle Caniles, casas blancas y trazado típico de la calle
Entrada al patio del edificio que fue de las antiguas Escuelas Graduadas, en la Cava Alta Otra cosa será la frustrada visita a muchos de estos elementos o el más puro desespero con la simple contemplación de otros. Fuera de estas zonas, lo más destacable, en cuanto a elementos patrimoniales artísticos, serían los yacimientos arqueológicos y la visita a las zonas de cuevas, de las cuales ya se ofrecen algunas como establecimientos turísticos de los denominados "alojamientos en casas-cueva", sin olvidarnos de los encantadores parajes de la sierra bastetana. Antigua casa señorial reconvertida en Comisaría de Policía
Dispongámonos a hacer un breve recorrido por Baza, teniendo presente que estamos en una ciudad de gente amable y agradable, hasta el punto de ser contar entre sus títulos con el de Paraíso del forastero a la vez que recomendamos ya desde aquí la conveniencia de algún descanso en el recorrido, de vez en cuando, y la visita a alguno de los muchos bares y restaurantes donde podrá disfrutar de buenas comidas y mejores tapas y, si tiene suerte y es la época, hasta del vino del país.

Para ver esta imagen de la ciudad a mayor tamaño, clicar aquí o sobre la propia imagen

Vista general de Baza

 

PLAZA E IGLESIA MAYOR

La Iglesia Mayor se alza, imponente, sobre la Plaza Otra vista de la Iglesia Mayor Otra vista de la Plaza Mayor, en época más fría

En otro de los accesos a la Plaza, el quiosco del pan de la calle Trillo

La Plaza Mayor de Baza ha sido, a lo largo de mucho tiempo, el centro neurálgico de la ciudad, que día a día es atravesada por cientos de bastetanos. Junto a ella, levanta su inmensidad la Iglesia Ex-Colegiata Concatedral conocida como La Mayor, con sus 48 metros de torre repleta de campanas. Esta Iglesia ocupa el lugar de la antigua Mezquita y fue construida en el siglo XVI, tras el último de los terremotos que hubo y que derribó gran parte de la reconstrucción que en esos momentos se hacía. La torre que ahora conocemos fue realizada en los años 1760 a 1765, después de haber sufrido también diversos avatares hasta llegar a su finalización. Calle de la Cabeza, en pleno centro urbano, una de las vías que conducen a la Plaza

Destaca en la mayor su planta casi rectangular con una nave central jalonada de arcos de medio punto que son aguantados por diez pilares muy gruesos que la separan de las capillas laterales, entre las que destaca la del Sagrario y el frontal de la dedicada a bautismal. Destaca también su púlpito de mármol marrón y el artesonado de madera de la Sacristía. De sus dos entradas destacamos la belleza del pórtico de la que tiene su acceso desde la plaza y, justo antes de empezar la rampa por la que se llega, hay una tercera entrada más, la llamada Puerta de las Angustias, construida en 1676, que permanece tapiada y de la que se puede decir que no parece ser realmente una entrada a la propia Iglesia, por encontrarse a un nivel bastante más bajo que el de la planta de la Iglesia. En cuanto a la paternidad de la obra, se atribuye a Diego de Siloé, si bien trabajaron también en ella otros artistas como Alonso de Covarubias y el maestro cantero Rodrigo de Gibaja. Lo cierto es que, dado los diversos momentos en que se construyó, pueden apreciarse elementos de estilos tan diversos como el gótico tardío, mudéjar o renacentista. En la Semana Santa de este 2003 ha visto su puerta abierta, aunque sólo para acoger los desfiles procesionales de su Parroquia, ya que llevaba desde 1998 pendiente de diversas obras de saneamiento y restauración, las cuales se han dado por terminadas con otra reinauguración más en su historia, esta vez realizada por la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Carmen Calvo, el 8 de Junio de 2003.

Con posterioridad, la Comisión Mixta de los Ministerios de Cultura y Fomento han aprobado la financiación para acometer las obras de restauración de las cubiertas de la Iglesia, así como de la sacristía, las bóvedas y las pinturas murales de la Iglesia, así como la rehabilitación de las portadas de la Encarnación y de la Piedad.

Vista de la entrada a la Plaza, tras la última renovación llevada a cabo
Vista general de la Plaza Mayor. A la derecha de la Iglesia, el antiguo Seminario Menor y la antigua cárcel del siglo XVIII hoy reconstruida para sede del Ayuntamiento
La Plaza Mayor, a mediados del siglo XX en una foto cedida por Estudio LUFRA
Puerta de las Angustias, en la Iglesia Mayor La bóveda de la Iglesia Mayor, tras la reforma de 2003 Púlpito de la Iglesia Mayor Antes cárcel, instituto masculino y después femenino. Hoy Ayuntamiento
En la Plaza Mayor se encuentra también el Museo Municipal, en un edificio construido entre 1530 y 1590, al que se accede por un pórtico de tres arcos de medio punto y columnas, donde están algunas de las lombardas utilizadas durante el sitio de Baza por los Reyes Católicos
Antiguo Ayuntamiento, hoy Museo Municipal y Oficina de Turismo Aquí se pueden contemplar un sinfín de elementos arqueológicos de la Prehistoria e Historia bastetana, junto a una reproducción de La Dama de Baza, el pendón de los Reyes Católicos, las mazas de plata y una buena muestra de la documentación y archivos de diversas épocas. A destacar también el artesonado de la sala principal del piso superior jalonado por los restos de un águila bicéfala en una pared y el pequeño, pero precioso, retablo de la capilla del otro lado, sobre el que está la imagen de Santa Bárbara de cuya custodia se encarga el propio Ayuntamiento bastetano. Vitrina del Museo Municipal
Restos del águila bicéfala hallados en un lienzo del Museo Municipal Vitrina del Museo Municipal Vitrina del Museo Municipal Vitrina del Museo Municipal

Anteriormente, el Museo fue la Sede del Ayuntamiento bastetano y tras su traslado al edificio del último Instituto, en la misma plaza, se creó aquí el Museo Municipalen el año 1988, si bien no empezó a funcionar hasta diez años más tarde. Hoy alberga en sus bajos a la Oficina Municipal de Turismo.

Dentro del conjunto monumental de la Plaza Mayor encontramos el edificio de la Antigua Cárcel del siglo XVIII, hoy sede del Ayuntamiento, edificio que ha sido sometido a una profunda rehabilitación integral, hace muy poco tiempo, en la que destacamos la conservación de sus elementos más peculiares, caso de su fachada y de su patio interior.

Antiguo Seminario Menor y posterior Colegio del Divino Maestro. Hoy pendiente de rehabilitación
Junto al Ayuntamiento se encuentra un edificio del siglo XVII que fue antiguo Seminario Menor y también antiguo Colegio del Divino Maestro, el cual tiene un bonito patio con pilastras de ladrillo en su interior y muestra muchos elementos típicos de la época mudéjar.
Antigua Alhóndiga, hoy pendiente de ser anexionada como ampliación del Museo Municipal

Completa el conjunto el edificio de una Sociedad, el Casino Bastetano, construido a finales del siglo XIX, en sustitución de la antigua Posada de Guirao, con un aspecto arquitectónico que encaja perfectamente en el conjunto de la Plaza Mayor.

Muy cerca, en la calle que lleva su nombre, se encuentra el edificio de la Alhóndiga,  construido en el siglo XVI, en el que destaca su patio porticado, cuya última utilización fue la de Posada y que hoy se encuentra a la espera de ser anexionado al Museo Municipal, para ampliar las dependencias de este.

 

BARRIO E IGLESIA DE LA MERCED

El Barrio de la Merced, con el de San Juan, se encuentra en la antigua Morería, lo que permite, aunque menos cada vez, observar algunos de los caseríos típicos  con canecillos mudéjares y la distribución funcional clásica de las viviendas en la que se reservaba la última planta para su uso como cámaras y despensas. Es un barrio en el que últimamente se está notando en exceso el abuso de la piqueta, lo cual está llevando a la pérdida de su fisonomía por alguno de sus parajes, entre los que se encuentran sitios tan típicos como la propia plaza a la que se accede por la calle Zapatería, la calle Nueva, la calle Tenerías, la calle San Sebastián, la singular Poyo Gato... Poyo Gato, callejón con placeta sin salida
La Iglesia de la Merced, casa de nuestra Virgen de la Piedad, Patrona de la ciudad y Alcaldesa Perpetua bastetana, es también origen de la tradición del Cascamorras, a la que nos referiremos en otro apartado. Se empezó a construir en 1490 por mandato de los Reyes Católicos sobre lo que debió ser una ermita mozárabe destruida en época almohade, si bien su portada data de 1776 y está construida con mármol de Macael. Destaca su capilla mayor, el camarín barroco de la Virgen y su cúpula elíptica, hoy en proceso de restauración. Adosados a la Iglesia están el convento y huerto de los Padres Franciscanos, que la tienen a su cargo desde 1898. Altar Mayor de la Iglesia de la Merced, presidido por la Virgen de la Piedad

 

BARRIO, PLAZA E IGLESIA DE SAN JUAN

Comparte con el de la Merced su pasado morisco y presenta ciertos puntos de interés particular aunque, lamentablemente, también comparte una notable destrucción de sus edificios, durante los últimos años.

Una calle con nombre de plaza: San Juan De la Plaza de San Juan, lo primero que llama la atención es, precisamente, que no es tal plaza, sino una calle en la que, eso sí, nada más alzar los ojos, nos ofrece una bellísima estampa en la que destacan sus preciosos Balcones de Palo del siglo XVI. Vista parcial de la popular Plaza de los Moriscos
Balcones de Palo, siglo XVI Muy cerca de aquí, la Placeta de los Moriscos, con un encanto especial, a pesar de lo anárquico de su composición casi triangular, donde está el edificio conocido popularmente como Casa de las Tetas, casa de estilo mudéjar que origina el popular nombre del lugar. Desde aquí se pasa a la calle Cáliz muy rica en casas moriscas, hoy afectadas también por la piqueta, donde se cree que estuvieron ubicados los verdaderos baños árabes de la ciudad. a Iglesia de San Juan. Plaza de San Juan
Calle Marinas, en pleno Bario de San Juan En plena Morería está también la Iglesia de San Juan fu construida sobre la mezquita que se levantaba en el mismo lugar que ocupa hoy en día la Iglesia, junto a la llamada Puerta de Armesto, en el siglo XVI y responde al modelo mudéjar tan frecuente en la ciudad y en muchos pueblos de la comarca, estilo con el que alterna también otros elementos góticos y renacentistas. Está formada por una nave central y dos laterales más pequeñas, separadas por arcos de medio punto sobre pilares dóricos y es sede de dos de las Cofradías que desfilan el Jueves Santo, si bien ambas tienen Casa de Hermandad propia: laCofradía del Santísimo Cristo del Amor, Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista, al lado mismo de la Iglesia y la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, muy cerquita de allí, en la Plaza de la Cava Alta, ambas de construcción reciente. Iglesia de San Juan, a la izquierda, y Casa de Hermandad de la Esperanza

 

ALCAZABA Y CLAUSTRO DEL CONVENTO DE SAN FRANCISCO

Vista parcial de la ciudad, desde la Alcazaba Apenas quedan restos visibles del alcázar bastetano, que debió ser una gran fortaleza, levantada en el siglo XII por los árabes y derrumbada en 1714 por orden del Ayuntamiento, ante el peligro que ofrecían sus muros. Sí que hay en este lugar una serie de oquedades y algún que otro pasadizo, origen de leyendas y fantasías por parte de la chiquillería de mi época. Acceso a la Alcazaba desde la Cava Alta. De lo más bonito de la zona
Vista desde el Claustro del Convento de San Francisco, reubicado en la Alcazaba Actualmente se encuentran allí, lo que debieron ser unos jardines, que llegaron a recibir el nombre de Parque, hoy sucios, abandonados y con peligro de hundimiento en alguna de sus zonas. Desgraciadamente, sólo tenemos allí unas muy bonitas vistas de la ciudad y el Claustro del Convento de San Francisco, del siglo XV, que se trasladó a este lugar tras ser demolido el edificio conventual al que pertenecía, el cual había servido también como cárcel carlista y que, en sus últimos años, se transformó en posada y estación de autobuses para acabar siendo, finalmente, bloques de pisos. Vista de las Cuevas a través de una ventana "natural" de la Alcazaba

IGLESIA Y CONVENTO DE SAN ANTÓN

Convento construido en tiempo de los Reyes Católicos y que recibió como donación de la reina Isabel una campana de seis quintales de peso con el grabado del "Tanto monta" en la parte superior y una cruz egipcia en la inferior, así como la leyenda, en latín de "Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe". En 1609 fue destinado a sede de los Franciscanos Recoletos que hicieron algunas ampliaciones y reparaciones al edificio primitivo, de forma que, en 1663, estaban ya terminadas sus tres naves. Fue en su época uno de los conventos más populares de la ciudad que, en una ocasión ya hubo de oponerse a su cierre, hasta que en el siglo XIX, como el de San Francisco y otros, fue abandonado por sus moradores y casi destuido por las tropas invasoras francesas. En la actualidad, es un edificio de propiedad privada, dedicado a vivienda y almacén.
Convento de San Antón, con mirador y vado incluidos

 

PARQUE DE LA ALAMEDA

La Balsa de los Peces Copia de la Dama de Baza en uno de los extremos del paseo central Antiguo cementerio musulman, cuyos terrenos fueron donados a la ciudad por los Enríquez, allá por el siglo XVII, se convirtió pronto en el lugar ideal de reunión y esparcimiento para muchas generaciones de Baza, si bien no comenzó a estructurarse como parque hasta el siglo XIX, época en la que contaba ya con una fuente de mármol en el centro, tomando  la forma que hoy conocemos, a partir de 1927. Estatua al Cascamorras, obra de R. Salarich

A la entrada del Parque, por la Plaza de las Eras, se encuentra desde 1999 el Monumento a Cascamorras, obra del escultor Ramón Salarich. Las construcciones interiores son restos que conserva de cuando fue utilizado como Caseta Ferial Municipal en los años 70, origen del kiosko-bar que hay allí instalado. Zonas a destacar son la glorieta de los antiguos pero inolvidables conciertos dominicales de la Banda de Música, los dos estanques conocidos desde antaño como la Balsa de los Peces, así como algunos ejemplares arbóreos dignos de admiración habiendo desaparecido los no menos famosos cañillos de la Alameda, uno de los cuales se trasladó frente a la entrada principal, hace años y el otro sigue en el mismo lugar, pero transformado en surtidor de un pequeño estanque, si bien la historia de cada bastetano seguro que tiene un lugar que encierra para él/ella parte de su propia historia.

Pero por lo que siempre ha destacado La Alameda ha sido por ser un verdadero remanso de paz y pulmón de la ciudad. Un lugar para pasear tranquilos, reunirse con los amigos, tomar el fresco y aminorar muchos ratos de calor...

Durante los últimos veranos se ha convertido también en el lugar elegido para desarrollar los programas de ocio nocturno llevados a cabo con los jóvenes de la localidad.

Confluencia de la Pl. de las Eras y la Alameda, a principios del siglo XX. Foto cortesía de Estudio LUFRA Parque de La Alameda, acogedor en toda época del año

 

BARRIO DE RABALIA

Por la otra entrada de la Alameda, nos metemos de lleno en el antiguo barrio árabe de Rabalía, segregado de la ciudad en otra época,. Parece ser que su denominación primera fue la de Al-Rabal-Hédar, de donde se pasó a Rabalhída y de ahí al nombre actual. Se trata de un barrio, no muy grande, que conserva la distribución propia de su época originaria, en la que fue generado casi como un pequeño laberinto de calles estrechas, algunas de las cuales con coquetos edificios, muy bien cuidados y encalados, que conforman un conjunto muy bonito y tranquilo. Una de las bonitas calles de Rabalía

 

IGLESIA Y MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO

San Jerónimo, desde el Parque de la Alameda En estado que bordea lo ruinoso actualmente, con desprendimientos del tejado de su torre mudéjar, se trata de una edificación construida en 1534, con una clara funcionalidad religiosa, hasta que fue abandonado por sus propietarios con motivo de la Guerra de la Independencia. La Iglesia, que no se acabó hasta 1690, comunica su Capilla Real con el Palacio de los Enríquez, ya que su principal moradora, doña María de Luna, gustaba de evitar el tener que salir a la calle cuando quería acudir a sus actividades religiosas.

Ambos edificios son claros ejemplos del daño que ocasiona la pérdida de una actividad propia. Han servido de todo: cárcel real en 1839, parque de artillería en la guerra civil, almacén sustitutivo de Casa de Hermandad cofrade, entre otras cosas y, finalmente... edificio en peligro de desaparición.

PALACIO DE LOS ENRÍQUEZ

Exteriores y puerta de acceso al Palacio de los Enríquez Morada que fue encargada construir, para su propia residencia, por el primer mandatario bastetano tras la Reconquista de la ciudad, don Enrique Enríquez, tío de Fernando el Católico quien le nombró primer gobernador de Baza, el año 1506. Está declarado Monumento Histórico Nacional, si bien adolece de la falta de conservación a la que venimos aludiendo cuando hablamos del Patrimonio bastetano en general. Vista parcial de la Carrera de Palacio. Al fondo, a la izquierda, el Palacio de los Enríquez y, a continuación, San Jerónimo

Fue construido junto a la Iglesia y el Monasterio de los Jerónimos, lo cual parece que fue debido a una doble pretensión: de una parte, tener iglesia propia y, de otra, impresionar a los moriscos por un estilo tan fastuoso de construcción. Enclavado en la Carrera de Palacio, descriptiva de la función del propio edificio renacentista y realizado a modo de casa de campo, tiene unos salones que conservan artesonados mudéjares con policromía de la época plateresca, destacando también sus pilares y columnas, algunas de sus rejas y los abundantes escudos de armas que conserva, así como los que debieron ser unos lujosos jardines.

Por fin, el 23 de febrero de 2004 se da a conocer el acuerdo firmado por el Alcalde de Baza, Antonio Martínez, con la propietaria del Palacio de los Enríquez, Soledad Silven, para la creación de la Fundación Palacio de los Enríquez, que posibilitará la inversión de fondos públicos en la rehabilitación de tan histórico edificio para la ciudad de Baza, con lo que se espera acabe el avanzado estado de deterioro en que se encuentra en la actualidad y se recupere el Palacio en todo su esplendor.

 

CAÑOS DORADOS

Caños Dorados De regreso hacia la Plaza Mayor, encontramos una fuente de 1607, donde debió estar una de las Puertas de Baza, que servía como abrevadero a quienes realizaban las labores propias que indica el nombre de la Plaza de las Eras. Se trata de una obra hecha en 1607 por el corregidor Álvarez de Bohórquez, en la que llaman la atención los dos caños que salen de sendas cabezas de león, que originariamente eran cuatro, las pilastras que sostienen el frontal, rematado con un rótulo relativo a su creación y los escudos que engalanan el conjunto.

En otro orden de cosas, hay que comentar que, en este lugar, se realiza uno de los baños más espectaculares que recibe el Cascamorras en su recorrido por la ciudad, camino de la Iglesia de la Merced.

 

REAL PÓSITO

Se trata de un edificio situado en la Plaza de la Trinidad, la popular Cascada, que fue construido en 1762, para servir como almacén de grano.

En su construcción destaca un bonito patio interior, con hermosas galerías de arcos sobre columnas, jalonado por una serie de escudos de armas. Posteriormente fue usado como sede de la Sociedad Económica de Amigos del País a finales del siglo XVIII; como lugar de actuación para compañías de títeres y teatro, cuyos beneficios se destinaban a la construcción de la fuente de la Alameda y, últimamente, como fábrica de fideos y pastas.

Fachada principal del Real Pósito

 

BARRIO E IGLESIA DE SANTIAGO

El sol del invierno en la Plaza de Santiago. Al fondo, la Iglesia Enclavados en la antigua Judería, estamos ante un barrio de calles estrechas y retorcidas, algunas de ellas sin salida, que conforman un conjunto urbano muy vivo, aunque tranquilo e íntimo, con muchas fachadas adornadas con parras y macetas, algunas de las cuales siguen conservando sus cuadras y patios. A destacar sus fiestas de verano, en las que se vuelca y colabora todo el barrio, organizadas por su Asociación de Vecinos que lleva unos años de intenso trabajo pero que ya están dando sus frutos en la consecución de cuestiones de bastante interés para sus vecinos.
Los pimientos rojos se secan al sol en la calle Yeseros El Porche, en la calle del Agua En pleno corazón del Barrio, y en la plaza que lleva su nombre, se levanta  la fachada de la Iglesia de Santiago otra antigua mezquita, acabada en 1505 y sometida a reformas posteriores en distintas épocas, en cuyo interior podemos apreciar tres naves con un coro elevado frente al altar mayor y un magnífico artesonado mudéjar, que influyó notablemente en su declaración como Monumento Histórico Artístico en 1983. Calle Peña
Calle Cojo Mojón Frente a la entrada principal de la Iglesia, encontramos el antiguo Hospital de Santiago que tiene su origen en 1493, y que fue pensado como lugar para albergue y curación de peregrinos, pobres y enfermos, el cual fue ampliando su superficie en fechas posteriores, hasta llegar a su estructura definitiva que le llevó a ser, tras pasar por una etapa de ruina ya que hubo de ser abandonado por los religiosos que lo atendían siguiendo los decretos de la desamortización de Mendizábal, hasta que fue reedificado en 1910. Actualmente, tras haber cedido las tareas médicas al nuevo Hospital Comarcal, es sede de diversas Asociaciones y sirve también como Consultorio de la Seguridad Social para los vecinos del barrio, algo por lo que tanto había luchado su Asociación de Vecinos. Calle Tras Hospital, con la Iglesia de Santiago al fondo. Su nombre lo debe al antiguo Hospital de Santiago, cuya fachada lateral aparece a la derecha de  la imagen

Próximos al antiguo Hospital, casi en la misma plaza, tienen su acceso los Baños del antiguo Barrio de la Marzuela, los tradicionalmente mal llamados Baños Árabes de la Judería, ejemplo más antiguo que existe de este tipo de establecimientos en toda la Europa Occidental.

Convertidos en cuadras y pocilgas durante muchos años, fueron recuperados, reformados y rehabilitados parcialmente. Conservan tres salas y varias galerías con pilares adosados, columnas, arcos de herradura, bóvedas de cañón y unas estrellas hexagonales que los identifican como judíos, mientras que el resto de sus adornos son puramente musulmanes y es que debieron ser los judíos los que los utilizaron, antes que los árabes, si bien los historiadores no se ponen de acuerdo y hay quien dice que estos eran los árabes y los de la Judería eran los que se supone hubo en la calle Cáliz, antes calle de la Judería y también porque la comunidad judía había sido expulsada de aquí con anterioridad.

En la actualidad se encuentran en proceso de restauración y reforma integral, de la que esperamos suponga la incorporación de este rico lugar a un mejorado Patrimonio arquitectónico bastetano.

Detalle del techo en los Baños de la Judería
Vista parcial de los Baños de la Judería

 

CALLE LAS PARRAS

Calle de las Parras

Rincón emblemático y coqueto donde estuvo ubicado inicialmente el Convento de Santa Clara, mandado construir por los Enríquez y que fue asolado por el terremoto de 1531, tras lo que se cambió su ubicación, marchando a la zona del callejón del Almendro/calle de las Monjas.

En la actualidad, llama la atención la presencia de sus famosas parras en las fachadas de las casas las cuales proporcionan, además de un elemento de belleza y ornato, el establecimiento de un paisaje típico, que hace que sea una calle que dispone de un talante propio en el conjunto de la ciudad, conjugando elementos tan importantes como son sencillez y belleza.

 

COLEGIO DE LA PRESENTACIÓN

Colegio de la Presentacion, en el callejón del Almendro Enclavado en una zona casi restringida al tráfico de calles y callejones estrechos y silenciosos, pero llenos de encanto, en los que abundan las casas que conservan algunos de los bonitos patios bastetanos, se encuentra el Colegio de la Presentación, en el callejón del Almendro, con una pequeña Iglesia anexa que se construyó en el siglo XVI, aunque reformada posteriormente, con bastantes elementos mudéjares y góticos, a la cual se accede por la calle de las Monjas. Entre sus aspectos más llamativos, destaca un bonito artesonado de madera, decorado con policromía y el claustro anexo a la iglesia. Este edificio vino a sustituir al Monasterio de Santa Isabel, que estuvo ubicado en la calle de las Parras hasta su destrucción.

 

PALACIO DEL DUQUE DEL INFANTADO

Es este el primer edificio construido tras la Reconquista del que se tienen noticias. Se trata de una construcción que debió hacerse por encargo del Duque del Infantado, Íñigo López de Mendoza y Quiñones (1440-1515), en 1491, tras haber participado en la toma de Baza, provinente de Alcalá la Real. Este personaje, segundo Conde de Tendilla y primer Marqués de Mondéjar, era nieto del Marqués de Santillana y de él se dice que fue quien enseñó a luchar al Gran Capitán. En la actualidad, se encuentra cerrado y en estado de bastante abandono lo que hace temer por los valiosos elementos de esta casa-palacio, con abundantes elementos decorativos que incluso llegan a extenderse a alguna de las casas colindantes. Casa de la Música, otro ejemplo de edificio abandonado a su suerte

 

IGLESIA DE LOS DOLORES

Ubicada en la antigua Cava Baja, hoy calle de los Dolores, se trata del antiguo Oratorio de San Felipe Neri y es la única construcción puramente barroca de la ciudad. Fue acabada de construir en 1702, aunque su pórtico no se finalizó hasta 1741. En 1775 se terminó de levantar, adosada a ella, la residencia del Obispo, a la que pertenece el acceso que se tiene a la Iglesia desde la finca colindante, desde la que se conserva una ventana que da a la iglesia, frente a la puerta de la sacristía, en el mismo piso que el coro.

En la cabecera de su planta de cruz latina se levanta un magnífico camarín de madera, al que se accede por la Sacristía, de estilo rococó y con unas yeserías de gran interés, donde está la Virgen de los Dolores obra del bastetano José de Mora. En el pórtico destacan sus columnas salomónicas dentro de un conjunto de gran belleza general.

Iglesia de los Dolores, en cuya fachada destacan sus columnas salomónicas

 

CONVENTO E IGLESIA DE SANTO DOMINGO Y CRUZ VERDE

Se trata de otro de los conjuntos arquitectónicos bastetanos que se ha visto sumido en años de abandono y ha visto peligrar su existencia hasta que, no hace mucho, se puso en marcha una Escuela-Taller encargada de su restauración.

Acceso al antiguo Convento de Santo Domingo, conocido por estar allí el Teatro Dengra Formando parte de este conjunto hay una Iglesia que fue inaugurada el día de Santa Bárbara de 1617, que fue otro de los edificios que sufrió los efectos de la desamortización, aunque fue restaurada en 1827, pero llegando a nosotros tras haber perdido casi todos los elementos de valor. Junto a ella se encuentra el edificio del  Convento, también dedicado a usos diversos: bodega, locales comerciales, viviendas..., en el que queda, muy abandonado,  pero apto para su recuperación, un magnífico claustro porticado con arcos y columnas y una grandiosa escalera que da acceso a la planta superior de un conjunto en el que sólo se estaba utilizando la parte destinada al Teatro Dengra y las viviendas particulares de la planta superior. Plaza e Iglesia de Santo Domingo, antes de su restauración
Actualmente se está acometiendo también la restauración del Claustro conventual, la cual está poniendo de manifiesto, como puede verse en las imágenes, la recuperación de un espléndido conjunto arquitectónico de gran importancia histórica y de una belleza singular.
Claustro del Convento de Santo Domingo Claustro del Convento de Santo Domingo Claustro del Convento de Santo Domingo Detalle lateral del Claustro del Convento de Santo Domingo
Justo al lado de la Plaza de Santo Domingo, a unas decenas de metros tan solo, se encuentra otra coqueta plaza bastetana, la de la Cruz Verde, bello paraje que acusa su ubicación en la frontera entre los barrios nuevos y antiguos de la ciudad. Ella misma ha visto cambiar su apariencia, como se aprecia en las imágenes, al ser modificados los edificios que la circundan.

 

ANTIGUAS CARNICERÍAS

Atravesando la Plaza de la Cruz Verde en dirección a la calle de la Zapatería, se llega a las Carnicerías, uno de los rincones más bonitos de la ciudad, donde estuvo un edificio que fue acordado construir en 1568,  destinado a casa de matanzas y pescaderías del que sólo queda una placa de mármol que recuerda a las autoridades de su inauguración. De todas formas, la evolución posterior del edificio nos deja ver ahora un buen ejemplo de casa mudéjar con balconada de madera  bajo la que hay una hornacina religiosa. Completa el conjunto una cámara de lado a lado de la calle, sostenida por una columna de mármol y otra de madera, a modo de porche. Edificio de las Antiguas Carnicerías y porche junto a la calle Zapatería

 

ARCO DE LA MAGDALENA

Plaza ubicada a escasos metros de la Plaza Mayor, con acceso a la Iglesia Concatedral, cuyo nombre le viene de estar junto a una de las entradas que había en la muralla que rodeaba a la antigua ciudad medieval. En la actualidad es una coqueta plaza en la que se encuentran un par de edificios singulares: el Antiguo Casino de Artesanos, edificio de estilo neoclásico con elementos mudéjares, hoy dedicado a Casa de la Cultura, que también ha pasado por diversos usos y reconstrucciones y, justo enfrente, el edificio de la Antigua Audiencia dedicado gran parte de los últimos años, de su época más reciente, a las tareas de Ambulatorio, tras lo que fue sede provisional del Ayuntamiento. Hoy se dedica a albergar a la delegación bastetana de la Asociación Española de la Lucha contra el Cáncer, en la parte derecha de sus bajos, mientras el resto del edificio ha vuelto a recuperaralgo de su pasada funcionalidad, ya que ante la reforma del edificio que ocupan los Juzgados bastetanos, la Administración de Justicia de la ciudad se ha instalado aquí, mientras duren las obras de su sede habitual. Vista parcial del Arco de la Magdalena, con la Audiencia a la derecha, a mediados del siglo XX
Ambiente tradicional, durante mucho tiempo, en las mañanas de la calle Zapatería Edificio de la Antigua Audiencia Casa de la Cultura Lateral recuperado de la Iglesia Mayor, lindante con la Alcazaba

 

FUERA DEL CASCO VIEJO

 

ERMITAS

La ermita de Santa Rita enseñorea su torre mudéjar en una vista con la torre de la Iglesia Mayor La cristianización emprendida tras la conquista de Baza hizo que no se escatimaran esfuerzos en dotarla de edificios para el culto, lo cual supuso que, fuera del centro de la ciudad se instalase un buen puñado de ermitas, de las que varias ya han desaparecido: Santa Cruz la Real, Santo Ángel, Nuestra Señora de la Cabeza, San Lázaro, etc. mientras que, de las que se conservan, no todas están de muy buen ver, si bien cuentan con el denominador común de ser más ricas en recuerdos populares que en grandes valores artísticos. Ermita de San Sebastián, con su puerta tapiada

De entre ellas citaremos la de San Marcos, con algún elemento barroco y que en la actualidad se dedica a almacén, la de Santa Rita, edificada en el solar del que fue Convento del Espíritu Santo, en la que destaca su torre mudéjar y la de San Sebastián, abandonada, prácticamente, desde que en ella despedían los sacerdotes a los entierros que seguían hacia el Cementerio, si bien su uso real había desaparecido con bastante anterioridad.

 

CONVENTO DE LAS DOMINICAS

Junto al Real Pósito, en la Plaza de la Trinidad, se encontraba, hasta 1971, el que fue Hospital Real, dedicado en sus últimos años a Convento de la Orden de las Dominicas el cual tenía una bonita y valiosa capilla que igualmente dejó de existir. En su lugar, las religiosas optaron por la construcción de un nuevo convento, en la carretera de Ronda, a donde trasladaron algunos de los objetos artísticos recuperables de su sede anterior.

 

PLAZA DE TOROS

Enclavada en los inicios de los barrios de cuevas, se trata de una instalación de una singularidad enorme ya que, en su mayor parte, se hizo horadando un cerro, para convertir en ruedo y gradas la parte que se vació. Fue construida por una sociedad bastetana creada al efecto, La Regeneradora, que la inauguró el día grande de la feria de 1903, con 6 toros de Saltillo lidiados, mano a mano, por el sevillano Antonio Montes Vico y  José Rodríguez "Bebé Chico". Se trata de una plaza catalogada como de 3ª categoría y dispone de un aforo de 8.000 espectadores, lo que le da unas dimensiones muy respetables.

Exterior de la Plaza de Toros bastetana Desde 2002 son sus dueños una sociedad formada por gente del toro: Manuel Lozano, Roberto Domínguez y Julián López, este padre del matador El Juli. Tradicionalmente se han visto espectáculos en fechas señaladas y tradicionales y ha visto desfilar por ella a los mejores diestros de cada momento. Vista general de la Plaza de Toros. Pueden verse puertas de entrada a la misma, por encima de las gradas

 

BARRIOS DE CUEVAS

En muchas zonas se alternan las cuevas con las viviendas convencionales Esta extensa zona de Baza constituye el primer ensanche de la ciudad antigua. Los procesos migratorios del Siglo XIX y las grandes roturaciones agrícolas de la época trajeron a Baza a muchas personas con poco poder adquisitivo que instalaron sus modestas viviendas en una zona que permitía la relativamente fácil excavación de cuevas artificiales, las cuales dieron una particular fisonomía al barrio. Estructura típica: fachada en primer plano y vivienda que penetra en la tierra
Chimeneas de cuevas junto a las vallas del Parque La primera noticia de su existencia nos llega cuando, en el censo de 1887, ya se nos habla de más de mil habitantes en esta parte de la ciudad, repartidos en 172 cuevas que habían comenzado su expansión partiendo de la zona del Cerrico y esparciéndose por otros lugares con las denominaciones de las Arenas, el Ángel, los Garfios, las Siete Fuentes, la Fuensanta, la Pava y Piedras Rodadas y el Cerrico, las cuales seguían aumentando hasta el punto que, en 1900, había ya quinientas, motivado este hecho por el aumento de población y la llegada de inmigración que, a falta de viviendas y buenas condiciones para su propiedad, acababan excavando donde se lo podían permitir. Las Cuevas han sufrido, durante muchos años, una tradición de falta de equipamientos
Desde muchos puntos de las Cuevas las vistas sobre la parte baja de la ciudad son impresionantes Las omnipresentes chimeneas Y aquí era zona abonada a ello por el escaso valor económico de la tierra y la facilidad de excavación de un territorio muy erosionado y de escasa vegetación, cuya composición química favorecía su excavación con una cierta facilidad, lo cual no es sinónimo de falta de esfuerzo, dado la escasez de medios y las deficientes técnicas de trabajo que se utilizaban para ello.
En la actualidad, permanecen muchas de estas cuevas habitadas, pero coexisten con otras viviendas convencionales, levantadas en el barrio durante los últimos años e, incluso, con otras de tipo mixto que toman las ventajas de ambos tipos de construcción, todo ello en un barrio que también ha mejorado sus servicios y ha pasado a formar parte de la ciudad como un barrio más porque, justo es decirlo, siempre ha existido la sensación, por otra parte nunca reconocida pero muchas veces experimentada, de la "barrera" de la vía del tren que separaba la Baza de casas de la de cuevas, cual frontera natural con clara función discriminatoria en función de supuestas diferencias de clases sociales lo cual, muy afortunadamente, apenas se aprecia en la actualidad. Vista de la ciudad desde la parte alta de las Cuevas
Decir, por último, que en la actualidad hay en marcha un proceso tendente a poner nombre y numerar los cuatro barrios de esta zona, desde las Siete Fuentes a las Cuevas del Cerrico, para lo que se está poniendo nombres a las calles y numerando todas las viviendas de la zona, con la finalidad de poner un poco de orden en un lugar que tuvo una génesis tan arbitraria y desordenada.

 

AFUERAS DEL CASCO URBANO

 

PARQUE NATURAL DE LA SIERRA DE BAZA

Al norte de  la inmensidad mole granadina de Sierra Nevada, en el sureste de la provincia, se encuentra  el Parque Natural de la Sierra de Baza, verdadero paraíso natural, con una superficie de 52.387 hectáreas, que abarcan los municipios de Baza, Caniles, Gor, Dólar y Valle del Zalabí, perteneciente al núcleo de población de Charches. Forma parte de las Cordilleras Béticas y su cota máxima alcanza los 2.269 metros, en el pico de nominado Calar de Santa Bárbara. Vista de un paraje serrano con una edificación típica de la zona
Paraje de la Sierra de Baza Se trata de una zona de las más privilegiadas de los contornos, donde se producen unas condiciones climáticas que permiten la existencia de un bosque de especies caducifólicas que contrastan con los pinares de los picos y los encinares de su falda, en un contorno de montes y montañas sembrados de arroyos y arboledas y habitados por una rica fauna autóctona, entre la que destacan la gran abundancia de rapaces como el águila real o el alimoche. Todavía podemos encontrar gran cantidad de pequeños núcleos de población, ya que ha sido un lugar habitado desde siempre, por lo que incluso había dispuesto de diversas zonas de cultivo. En la actualidad puede apreciarse una evidente rehabilitación de algunas de esas antiguas viviendas que continuaran siendo la evidencia de un poblamiento que viene de muy antiguo, teniéndose constancia incluso de la existencia de algunos yacimientos arqueológicos en diversas zonas de la Sierra.
Nuestro breve paseo por Baza, nos impide entrar, con la profundidad que se merece, en mayores explicaciones sobre la Sierra. Es por ello que recomendamos, para un mejor conocimiento de este singular paraje, así como para conocer y/o contactar con los alojamientos rurales, áreas de acampada, refugios e Instituciones de la Sierra, la visita a la página web de la Asociación Proyecto de Baza y la lectura de la magnífica Guía para conocer y visitar el Parque Natural de la Sierra de Baza, editada por esa misma Asociación.
Paraje de la Sierra de Baza Paraje de la Sierra de Baza Paraje de la Sierra de Baza

 

ZONAS DE YACIMIENTOS

Como queda dicho, Baza es tierra rica en restos de muchas civilizaciones y tiene localizados una serie de yacimientos arqueológicos, Destacan por la importancia de los hallazgos habidos en ellos, los del Cerro del Santuario, donde se encontró la Dama de Baza; el Cerro Largo, donde apareció el Guerrero de Baza y el Cerro Cepero donde está la antigua ciudad íbero-romana y que forma parte del mismo conjunto. Ruinas en los yacimientos. Al fondo, la ciudad actual y la Sierra

A estos yacimientos hay que añadir el yacimiento paleontológico del Barranco de las Seguidillas, tras pasar el Barrio de las Cuevas, en donde se encontraron hace unos años restos de grandes mamíferos como elefantes y rinocerontes, cercanos, coetáneamente, a los hallazgos logrados en los yacimientos de Venta Micena de la vecina localidad de Orce. Dejar constancia del estado de abandono en que se encuentran en la actualidad, aunque parece en vías de arreglo, a la vez que insistimos en lo bueno que sería para Baza su reconstrucción y explotación turístico-comercial.

 

LAS FUENTES

Se trata de diversos enclaves con un denominador común: la existencia de manantiales y la tradición de visitarlas en días concretos, que con los nuevos tiempos y modos de vida, parecen más olvidadas.
Fuente de la Alcrevite Algunas, por el contrario, han dispuesto una zona recreativa donde acoger a quienes visitan el paraje. De entre ellas citamos aquí la Fuente de San Juan, las Siete Fuentes, la Fuente de la Teja, la Fuente de los Vidales, la Fuente de la Alcrebite y otras muchas más. Destacar la riqueza de esta última, muy rica esta en aguas sulfhídricas que confieren el característico olor a sus aledaños, a pesar de lo que su agua es muy apreciada, en base a sus buenos resultados en los tratamientos de enfermedades de la piel y del aparato digestivo. Fuente de San Juan

 

TORRES DE VIGÍAS

Torre de Caniles Se trata de unas construcciones concebidas para uso militar, la mayoría de ellas fueron levantadas por los árabes, durante los siglos XIII al XV, si bien hay algunas excepciones, como la Torre Espinosa, que aunque fue erigida también en el siglo XV, lo hizo en época más tardía. Esta torre era de las denominadas de Almenara y estaba provista de artillería, quedando encargados de ella tres hombres que tenían como misión principal la de avisar cuando detectaban la presencia de algún enemigo o peligro. Torre Espinosa

Sin embargo, la mayoría de las torres que hay esparcidas por nuestra comarca y las comarcas vecinas, son de origen árabe y fueron construidas siempre en algún promontorio del terreno, debido a que su finalidad era, fundamentalmente, la de vigilancia del territorio. Parece ser que los musulmanes tenían desarrollado incluso un sistema de comunicación entre ellas, que alertaba de las posibles incidencias.

Hay otras torres, como es el caso de la conocida como Torre Capel, que tiene una estructura y unas dimensiones que permitía su habitabilidad y el refugio de los lugareños, en caso de ataques enemigos.

Al respecto, recomendaríamos una exposición de un buen fotógrafo de Benamaurel, Antonio Troyano, que tuvimos la oportunidad de ver hace un par de años en el Palacio de los Segura de Orce

 

ALGO MÁS ALLÁ DE LAS AFUERAS

 

LA DAMA DE BAZA

Dama de Baza vista lateralmente Un poco más lejos, efectivamente, algo más allá de las afueras, tiene Baza su principal tesoro artístico: la Dama de Baza que se encuentra presidiendo la sala de dedicada al arte ibérico del Museo Arqueológico de Madrid. Bien es cierto que se encuentran allí reunidas las cuatro Damas más importantes de la cultura ibérica: las de Baza, Elche, Cerro de los Santos y la de Cabezo Lucero, pero no es menos cierto el deseo de la población bastetana, manifestado en diversas ocasiones por las autoridades municipales e incluso por el Parlamento andaluz, de conseguir que la Dama vuelva a su lugar de origen. Son muchos los entendidos que defienden el estudio "in situ" de los piezas artísticas pero, no nos engañemos, corresponde a los bastetanos crear, o hacer que se creen, las condiciones necesarias para que ello pueda ser. Vista frontal de la Dama de Baza