Conociendo a...

Sheila Díaz


Canilera de nacimiento y canilera de corazón. De edad, joven, bastante joven. De estado, con el vientre a punto de estallarle, en los días previos a ese milagro de la Naturaleza del que sólo saben las mujeres y que no es otro que ser MADRE.

Así se presenta ante nosotros y se empeña en charlar en el mismo salón de plenos del Ayuntamiento canilero, en el que su mobiliario tan singular le confiere ese aspecto del orgullo por lo que se tiene y el deseo de modernidad.

Es Sheila Díaz, concejal de Hacienda, Juventud y Festejos en el Ayuntamiento de Caniles y líder local en las filas del Partido Popular.

Sin más, entramos en materia:

- Tuve contactos contigo en los momentos previos a tu entrada en la política, en unos momentos en los que recuerdo, fundamentalmente, tu ilusión. ¿Dónde está hoy aquella  ilusión? -

Sigue intacta -responde sin dudar, casi automáticamente-. Es gratificante  ver como, a nivel político local, la ilusión no se puede perder, porque vives el día a día con la gente y ves cómo la gente viene a ti directamente, para decirte cara a cara sus problemas y tú tienes la ocasión para aportar soluciones, algo que, si cabe aún agranda más esa ilusión cuando ves la vara de esas gentes.

Uno la mira y piensa en que rompe con ese gran grupo de gente joven de nuestros pueblos y ciudades que, simplemente, pasan de un política en la que cada vez ven más inconvenientes que atractivos.

- Eres una mujer joven que entra en la política de una forma que, dada tu juventud, no puede ser nunca desde el conocimiento de la política misma, así que ¿qué te encontraste?

La verdad es que no te imaginas nunca a donde vienes, sobre todo cuando la oposición suele ser tan dura y tú, sin ningún tipo de experiencia, fue casi un salto al vacío, pero el bagaje siempre va ofreciendo buenos resultados.

- ¿Y cuando llegas, se ajusta la realidad a lo que tú podías haber pensado tener con respecto a lo que tienes?

- No, en absoluto. Es algo totalmente distinto, lo que no supone que sea mejor ni peor.

- ¿Qué te supone?

- Directamente, es distinto. No te imaginas que la gente te va a tratar con tanta cercanía. Siempre he visto más distantes a los políticos anteriores a este relevo generacional que llegó con nosotros. Ese tratar de “don” y verlos como una escala superior al resto del pueblo, por lo que pensaba que y no iba a tener tampoco esa cercanía.

Responde de manera muy vivaracha, queriendo mostrar seguridad en lo que dice y sin usar artilugios que le permitan la recapacitación previa a sus palabras. Pero cambiemos de tercio...

- ¿Has hecho algún balance que contemple lo que tú pensabas dar a Caniles y qué le has dado?

- Por lo menos, puedo estar orgullosa de que me he entregado por completo a Caniles. Dejé de lado, aunque no por completo, mis estudios y dejé Granada por Caniles, para entregarme a mi pueblo, lo que ha supuesto también un gran ahorro que ha permitido poder realizar otros gastos y dar un gran avance a las concejalías de las que me ocupo.

- ¿Por qué no diste el paso a la alcaldía?

- La verdad es que fue lo que se pactó así con los andalucistas y que en un futuro ya se vería, con la llegada de unas nuevas elecciones.

Llegaba a la política con el propósito de ocupar el primer sillón de este bonita estancia, pero no le llegaron los votos, aunque fue decisiva sobre quién lo iba a ocupar.

- ¿Cómo son tus relaciones con el PA, el grupo que gobierna Caniles?

- No son malas. Colaboramos y, la verdad, llevamos un trabajo mano a mano - dice, mostrando una cierta satisfacción y queriendo que se le note que se siente a gusto, que le va bien.

- Y cuando dentro de poco tiempo estemos otra vez en campaña, ¿qué bagaje presentarás a los canileros?

- La experiencia es un grado y la relación con el pueblo y sus gentes nos puede decir cuáles son las cosas que podemos y debemos hacer -responde con palabras de las que son más propias del "manual del político" para acabar dejando intenciones a conveniencia de momento más oportuno, seguramente.

- Porque... ¿piensas seguir?

- Sí - así, sin más. Un sí rotundo y orgulloso. Comprometido también.

- ¿Con qué aspiraciones?

- La verdad es que entiendo que un pueblo es a lo mejor que puede aspirar un político. El estar día a día, codo con codo, con la población, es el estado más satisfactorio de la política y cuando te desligas de ahí es cuando empiezas a ver el “lado obscuro” de la política -dice desde la confianza que tiene en lo realizado y en obtener el próximo beneplácito de los canileros.

- Sé que es pronto, pero ¿repetirías la esencia de tu anterior programa?

- En principio sí, -dice sin mojarse a fondo- porque era un programa que apostaba por la agricultura y el fomento de la economía y el auge de la economía de Caniles es algo que, a fin de cuentas, es lo que necesitamos.

Economía y agricultura principales ingredientes para su próxima receta también, junto a ese amor a su pueblo que nos transmite, una y otra vez.

- ¿Y... si me tuvieras que vender Caniles?

- Lo primero que te diría es que vengas un 20 de enero, a conocer las fiestas de San Sebastián, al que que esperamos que la Junta declare ya de Interés Turístico Andaluz. Después, las calles, la gente, el Paseo… La verdad es que Caniles tiene un gran potencial, tanto a nivel de su entorno natural como con el Parque Natural de la Sierra de Baza, su gastronomía excelente y sus fiestas que en su conjunto hacen un pueblo para disfrutarlo y vivir en él.

Vamos, que canilera hasta la médula y dispuesta a seguirlo siendo, más ahora que se dedica más a su pueblo, lo que incluso la llevó a modificar su propio futuro personal.

- ¿Y con los estudios qué piensas hacer?

- Se están terminando. Está claro que no podemos aferrarnos a los cargos y estar siempre dependiendo de la política para vivir. Tenemos que tomarnos la política como un acto de servicio público, porque al fin y al cabo eso es lo que tenemos que hacer y, cuando no, lo más sano será retirarse y entonces habrá que buscarse la vida, así que…

Así que... volvamos al pulso político local:

- Las relaciones con el PA las entendemos como buenas pero ¿y con el PSOE?

-Personalmente no puedo decir que haya tenido una gran relación. Durante la campaña sí noté sus ataques directos que incluso llegaron al entorno personal y, en ningún momento, tuvimos ninguna relación ni negociamos pacto alguno por la alcaldía. Después, ellos son negativa por sistema y… poco más.

Claro nos queda que no hay relaciones y que difícilmente las va a haber, con su grupo uniendo fuerzas de forma decidida para romper un equipo en el poder local que parecía arraigado e inamovible y sustentar el poder de la hasta entonces oposición, en la que ella se siente no sólo válida, sino valiosa y con la economía como uno de los nortes de su actuación, así que...

-Llegada la ocasión de presentarse ese político de niveles superiores, con la cartera en la mano, ¿qué le pedirías?

- Una autovía para Caniles, que nos comunique con la playa y la Comarca del Mármol... y que nos traigan el tren. No podemos tener un despegue económico si no tenemos buenas comunicaciones que ayuden a sacar nuestros recursos naturales y exportarlos.

- ¿Cómo está ahora el polígono industrial?

- Las naves están vendidas casi todas y la mayoría están ocupadas y con actividad  fluida y con empresas variadas.

- ¿Y cuál es la clave por la que llegan a Caniles empresarios, por ejemplo, desde Baza?

- ¡¡Hombre...!!, aquí los impuestos son más baratos y ya se venían, desde hace tiempo, para pagar el impuesto municipal de vehículos que aquí es más barato. Además, a nivel de comunicaciones y telecomunicaciones, estamos a la altura de Baza. Es fácil establecerse en Caniles porque tiene también un término municipal muy extenso en el que incluso se encuentra una parte del campo de fútbol bastetano.

- Cuéntame algo de tus planes de futuro…

- Hacerlo como hasta ahora, hasta que termine la legislatura y pelear todo lo que se pueda por Caniles.

- ¿Y cuando acabe la legislatura?

- Entonces Caniles habrá hablado y, si hemos hecho nuestro trabajo como los canileros quisieran, esperar a que confíen en nosotros.

- Pero ¿qué les dirás tú para ganar esa confianza?

- Que la mejor muestra es el trabajo, la entrega, el tesón, las ganas… Estamos hartos de políticos sin ganas.

Pero no todo es política en Sheila. Su maternidad está llamando ya a la puerta para consumarse y ella también ha querido ser Madre.

- Te enfrentas, en apenas unos días a ese acto tan hermoso como es el de parir, el de sacar a la vida a una nueva criatura, lo que te obligará a compaginar otras nuevas obligaciones

- No te puedes plantear demasiado cómo será la vida cuando tengas un hijo, sin haberlo tenido antes, pero en mi caso, nuestra familia está para ayudarnos, así que entre todos sacaremos adelante a esta criatura, a la par que seguimos nuestro trabajo, viendo como los niños crecen y se independizan, mientras llenamos nuestra satisfacción personal sin esperar a que nadie venga a llenarla. De todos modos, los políticos no tenemos horario de oficina y siempre tendremos que seguir haciendo cosas. Es una gran dedicación, pero gratifica muchísimo. Quizá hasta sería bueno llevar a mi bebé para seguir las actividades con los jóvenes de Caniles, antes que quedarme en casa con ese bebé.

Ligada la condición política a la de madre, las intenciones se reafirman, cuando ya va tocando a despedida...

- ¿Añadirías algo?

- La satisfacción de haber impulsado la agricultura con el tema de la mejora de las infraestructuras, de los caminos, y, sobre todo, que se entere todo el mundo de que, por fin, 25 años después de que se hiciesen los pozos con los que se regaban nuestras tierras tienen ya concesión de riego y, por fin, es legal que nuestros agricultores rieguen con el agua que legalmente nos pertenece. Por fin las comunidades de regantes han dejado de recibir sanciones y, por fin, podemos regar con nuestra agua.

- Y, hablando del agua, qué se puede decir de que el agua del Negratín no llegue a Caniles?

- Pues que estamos intentando que llegue y en esas negociaciones estamos, porque queremos parte del agua de este embalse, si bien, en realidad, Caniles no tiene un déficit, gracias a los pozos que tenemos que son suficientes para abastecernos y sólo requieren no agotar esos acuíferos, lo que nos lleva a querer parte de esa agua. Siempre es esa una buena baza que seguir y, afortunadamente, n ello está el subdelegado del gobierno, Santiago Pérez, un político de segunda línea pero de los que trabajan de verdad y se desvive por la gente moviéndose día a día y sin estar sólo por ocupar un cargo. En cuanto a la vertiente del agua de consumo, también está en ello, pero se trata de no desvestir a un santo para vestir a otro, ya que también este aspecto es más complicado al estar todo un ecosistema relacionado con el río Castril y eso no se puede romper.

La tarde sigue avanzando en Caniles, el trajín de la gente joven que tuvimos a la entrada se torna ahora más tranquilo. Un cafelillo en uno de los buenos bares de la localidad, al lado de una lumbre donde ya se asan las patatas que acompañarán el tapeo de los lugareños, tan solo un rato más tarde, junto a quienes han sido testigos de nuestra entrevista, su madre y un primo de esta, convencido de izquierdas hasta la médula y responsable de que hayamos llegado hasta aquí. Todos ellos se muestran contentos con lo escuchado y con lo dicho, aunque nuestro nexo común en este encuentro, Nicolás, se reafirma en sus convicciones izquierdistas resolviendo, sin rodeos, la clara disyuntiva del cariño a los suyos y el sentir que la propia política le produce.

Nosotros, seguimos nuestro camino...

Caniles, casi en el Día de Andalucía del 2014