POR LA ALAMEDA

Una sección de Lola Fernández Burgos
Para remitir sus comentarios, clique AQUÍ

NO ES NORMAL


     Si entendemos normal como lógico y natural, no es normal este calor que mata y da fuerza a incendios asesinos, que para mayor anormalidad son intencionados y provocados por la acción humana, y no por la de la naturaleza. Como no lo es que se forren los rascacielos con material inflamable que convierte, en caso de incendio, las viviendas en cárceles letales en las que sólo te salvarás del fuego lanzándote al vacio, que al menos te procurará una muerte más rápida y menos horrorosa. Y no digamos ya el que no se cumplan a rajatabla los tratados de protección medioambiental y de desarrollo sostenible (es tan anormal el respeto entre las personas, que no hablemos de él si se trata de la fauna, de la flora o de nuestro planeta). Porque ¿cómo va a ser normal la violencia extrema que campa a sus anchas por esta sociedad que nos ha tocado en mala suerte? Violaciones en grupo, salvajes palizas a compañeros de estudios, esto además con el plus de anormalidad, rozando la mental, de no sólo hacerlo, sino encima colgarlo en las redes sociales, como si se tratara de una heroicidad; hijos, sin distinción de género, que majan a sus padres en cuanto dejan de satisfacer todos sus deseos, que por desgracia, especialmente para esos progenitores, es a lo que se les ha acostumbrado; que no puedas ni quejarte si alguien tiene la peregrina idea de orinarte encima, porque es que te pueden descerrajar un tiro y hasta nunca jamás; y anormalidades  mil...

     No es normal, a pesar de su insoportable frecuencia, la cantidad de asesinatos por violencia machista (de mujeres, y de sus hijos e hijas cada vez más), sin que se pongan todos los medios habidos y por haber para evitar este síntoma de que nuestra sociedad está enferma y viciada de tal modo, que, o se previene y corta de cuajo tal lacra, o terminaremos pintando de normalidad, con brocha gorda, lo que es indiscutiblemente anómalo. Tanto como mezclar churras y merinas, comparando, desde cualquier punto de vista, accidentes -como los de los ciclistas muertos en las carreteras, o las víctimas en el ámbito laboral- y asesinatos, por mucho que sus cifras sean igualmente escandalosas. No hay que estudiar fundamentos del Derecho penal para distinguir a la perfección entre un asesinato y un accidente. Ciertamente, si se cumpliera la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, los muertos en su trabajo serían bastante más puntuales. Pero nada tiene que ver la educación y la violencia machistas, que matan, cada una en su fase y a su manera, a mujeres inocentes, con la inacción administrativa a la hora de exigir y controlar el cumplimiento de la normativa que hace el ámbito laboral y el tráfico mucho más seguros.

     Que no, que no es normal el grado de corrupción entre nuestras clases política y empresarial cuando caminan de la mano dándose apoyo mutuo, ante una resignación ciudadana de semejante dimensión. Claro que a ello ayuda la llamada ley mordaza, absolutamente inconstitucional por atentar gravemente contra nuestro derecho fundamental a la libertad de expresión. No es normal, en absoluto, que a quienes deben velar por nuestra seguridad se les dé herramientas para hacer todo lo contrario. Anormal completamente; como fanfarronear con lo bien que va nuestro país, cuando mismamente Cáritas, poco sospechosa de contraria al Gobierno en el poder, acaba de denunciar el empobrecimiento de la pobreza y que en un 70% de los hogares españoles no sólo no han notado ninguna recuperación, sino que son cada día más pobres.

     No es nada normal, qué quieren que les diga, que mientras la pobreza crece entre una inmensa mayoría (para más inri, hereditariamente, pues los niños y niñas pobres están condenados a serlo también de adultos; vaya inversión en futuro...), se tenga tanta información sobre las hazañas de toda una multitud de ladrones de guante blanco (sería tal vez más apropiado hablar de guante negro, que aquí lo black se luce de maravilla), y no se haga nada, como no sea ayudar al ladrón: por ejemplo, con amnistías fiscales que sólo se declaran inconstitucionales cuando los delitos han prescrito (y después se les llena la boca presumiendo de independencia judicial). Y sin embargo, si se le hiciera devolver lo robado a esta pandilla de delincuentes, se daría solución a muchísimos problemas de las víctimas de una situación de anormalidad, que ya dura demasiado como para no hacer nada. Así que qué quieren que les diga: si no somos conscientes de nuestro poder como colectividad, seguiremos soportando lo que no es normal como si lo fuera.

 

NOTA: Como acostumbro cuando llega el verano, descansaré de los artículos de Por la Alameda hasta que se marche y nos visite el otoño. Entre tanto, desearles una felices vacaciones y que disfruten, como mínimo, de unas temperaturas más normales.

 
Artículos anteriores de esta misma sección:
  1. Pasa la vida   2. Mundo material   3. De guiris e inmigrantes
  4. Noche mágica   5. Fiestas   6. Aquí se vive muy bien
  7. Chovinismo bastetano   8. Nuestra Dama   9. ¡Ay qué calor!
10. De rule por el Altiplano - 1 11. Desidia estival 12. Que suene la música
13. Agosto se nos va 14. Modernidad 15. Cascamorras
16. El tiempo del además 17. Ciclos 18. La cuesta de Septiembre
19. Macrotetada 20. Poética de los álamos 21. De rule por el Altiplano - 2
22. 25 Horas 23. Concierto de otoño 24 In Memoriam
25 Un viaje con sabor 26. Ahora que llueve 27. Sueños inalcanzables
28. Santa Bárbara 29. Tradiciones 30. Propósito de enmienda
31. Contracorriente 32. Queridos Reyes Magos 33. El frío enero
34. Monedas 35. Qué bonita es Baza 36. Un mundo mejor
37. Odios 38. Puertas adentro 39. Iceberg
40. Jardín natural 41. Mujeres 42. Gente
43.Primavera de dolor 44. Galimatías 45. La buena educación
46.Somormujos y demás anfibios (1) 47. Somormujos y demás anfibios (2) 48. Mi mamá me mima
49. Cruces de Mayo 50. De Ángeles y Demonios 51. Así en la tierra como en el cielo
52. Sonora oscuridad 53. La cara oculta de la luna 54. Mayo libertario
55.Somormujos y demás anfibios (3) 56. Más allá del fútbol 57. Manifiesto por la alegría
58. De jefes y líderes 59. Verano de amor 60. Humano - Inhumano
61. Domadores de miedos 62. Inútiles 63. Maltrato inhumano
64. Ciudad abierta 65. Viaje interior 66. El siguiente
67. Que llueva, que llueva 68. Amor de madre 69. La noche de los vándalos
70. Héroes anónimos 71. Si las lagartijas hablaran 72. Flores sobre sus tumbas
73. Ciudad de altura 74. La importancia de los gestos 75. Un mundo mejor (II)
76. Bálsamo invernal 77. El alegre charlestón 78. Un segundo de más
79. La fosa olvidada 80. Te vas a morir, seguro 81. Al mal tiempo, buena cara
82. Libertad sin sombras 83 Luna no hay más que una 84. Morirse de envidia
85. No es una vaca cualquiera 86. Apasionadamente 87. Noche de Concierto
88. Artificios 89. Artistas 90 Al-Jatib
91. Espuelas 92. Si dependiera de mí 93. Babel
94. Para olvidar 95. Vivir la vida 96. En la misma piedra
97. Fatuos 98. Caretos 99. Bastetanear
100. Efervescencia 101. Mujeres (2) 102. Muda tu piel
103. Desencuentros y orfandades 104. No somos gatos 105. La mirada interior
106. Naranjas, limones y pomelos 107. Iguales ante la Ley 108. Cosas de casa
109. Iguales ante la Ley (2) 110. Cuando el cielo nos abraza 111. Contar batallitas
112. Humanamente correctos 113. Museo vacío 114. Mujeres valientes
115. Jardines 116. Que nos quiten lo soñado 117. Poetas
118. Tránsito 119. Tránsito (2) 120. Felicidades
121. Prioridades y nimiedades 122. Árboles de Marte 123. Aleteo
124. Antropología emocional 125. El pan nuestro de cada día 126. Como perros callejeros
127. Igualdad de la de verdad 128. En femenino 129. Inspiración
130. Poemas de desolación 131. Desbarajustes 132. Un nuevo día
133. Inocencia perdida 134. Gente soluble 135. De esencias y apariencias
136. La voz y su eco 137. Deprisa, deprisa 138. Camaleónicos
139. Marcos vacíos 140. Cuando ruge la marabunta 141. Velos y desvelos
142. La edad para la risa 143. Saramago 144. De vuelta
145. Underground 146. Bichos raros 147. Escribir
148. Tormenta y equilibrio 149. Saludable participación 150. La venda en los ojos
151. La vida no cabe en las noticias 152. El lenguaje del corazón 153. La ley del silencio
154. Pérdidas 155. Un brindis por Santa Bárbara 156. De la vida y la muerte
157. Encuentro literario 158. Rosa madreselva 159. Simples mortales
160. Internet y soledad 161. Donde no cabe el olvido 162. Flor de invierno
163. Puntos de referencia 164. Mi 23 F 165. Usar y tirar
166. Mi corazón con Japón 167. Babelandia 168. Mi bella Alameda
169. Cumpleaños feliz 170. De la amistad (1) 171. De la amistad (y 2)
172. La videncia del corazón 173. De la vida y oros menesteres 174. Todos con Lorca
175. ¡Indignaos! 176. Belleza convulsa 177. Me gusta tu estilo
178. Mentiras piadosas 179. Hinchadas y otras manifestaciones 180. El salario emocional
181. Orgullosamente 182. Paisaje interior 183. Peligrosa vida
184. La vida da muchas vueltas 185. Etiquetas 186. Mundo hostil
187. De dichos y refranes 188. Paseo otoñal 189. Las alas del amor
190. Un viento que nos agite 191. Nuestra ciudad 192. Días de lluvia
193. Carpe Diem 194. El juego de las muñecas rusas 195. Sin pedigrí
196. Felices fiestas 197. Página en blanco 198. Tiempos duros
199. Maneras 200. Besos robados 201. Ola de frío
202. Más allá de la teoría 203. Gente corriente 204. El camino del olvido
205. El valor de la diferencia 206. Pasear por la Sierra de Baza 207. Celeste
208. Teorizar la vida 209. El camino del olvido (2) 210. Desconcierto
211. Carpanta no está solo 212. El baile de las olas 213. La encina muerta
214. A la sombra del cinamomo 215. Los hombres que amamos las mujeres 216. Los hombres que amamos las mujeres-2
217. Para no perder el tren 218. De cucos en nido ajeno 219. Mentiras con purpurina
220. Llegó el verano 221. La curiosidadmató al gato 222. Un poquito de cordura
223. Quién hay ahí 224. Bastetanos ausentes 225. Miedo me da
226. Así como nosotros perdonamos 227. Pobres mortales 228. Cosas que nunca entenderé
229. Ciudadanía de sillón 230. Vergüenza ajena 231 Cosas que nunca entenderé (2)
232. En blanco y negro 233. En positivo 234. La vida va
235. Bienestar ciudadano 236. De temporal 237. Sin ruido
238. Paseo de domingo 239. De meteoritos y asteroides 240. Nostalgia invernal
241. Hessel el rebelde 242. Miscelánea 243. De qué escribo
244. Nueva tecnológicamente (I) 245. Participación ciudadana 246 Nueva tecnológicamente (II)
247.Nueva tecnológicamente (III) 248 Cosas que nunca entenderá (3) 249 El pesado fardo de las cosas muertas
250. Íntima cobardía 251. La memoria personal 252. Así nos va
253. Pobreza infantil 254. Terapeútica jardinería 255. Una de poetas
256. Los recuerdos son para el futuro 257. Francisco 258. Está escrito
259. Bienvenido, Mister Marshall 260. Cosas que nunca entenderé (4) 261. Alegría interior
262. Algo falla 263. Qué mala leche tiene la crisis 264. Faros en la eternidad
265. Encuentro poético 266. Lo feo pasará (I) 267. Tiempo de escarcha
268. Lo feo pasará (2) 269. Nadie lo hará por nosotros 270. Junto al mar
271. Más allá de los roles 272 La maravillosa aventura del aprendizaje 273. El viaje
274. Días y causas 275. Fugacidad 276. El viaje (2)
277. Cantamos 278. Tiempo de Pascua 279 Pseudodemonios
280. Liibros y flores 281. Sin imaginación 282. El mañana no puede esperar
283. De vientos y aves 284. Con minúscula 285. Podemos
286. De protocolos y otras parafernalias 287. El motor de la vida 288. De obligaciones y devociones
289. A flor de piel 290. Vacaciones y tesoros 291. El cielo de los poetas
292. Actitudes ciudadanas 293. Mañana de niebla, tarde de paseo 294. España es diferente
295. Pobres niños pobres 296. Lo nuestro y lo de fuera 297. Del rechazo
298. Desordenada sociedad 299. Hojas muertas 300. Sociedad de malestar
301. Baza, fin de año 302 Baza, fin de año (II) 303. Ismos
304. Con el viento en contra 305. La vida y sus orillas 306. Con gripe
307. Generación NoMo 308. La vida en gris 309. De nieve y sol
310. Claroscuro 311. Palabras mayores 312. El tiempo vuela
313. Eclipses y urnas 314. Almendros y olivos 315. Bailemos
316. Hacer trampas 317. En el fondo del mar 318. Enredados
319. Flores y alcohol 320. Un juego de libertad 321. De engaños y desengaños
322. Como agua de mayo 323. Promesas 324. El árbol de los sueños
325. Espejismos 326. Verano 327. Lobo para el hombre
328. A cambio de qué 329. No hablamos mal 330. Tambores de guerra
331. La confianza perdida 332. Protagonistas de nuestras vidas 333. Con flores al cementerio
334. Los mejores 335. Mucho más que una palabra 336. Las armas matan
337. Sin futuro 338. El que parte y reparte 339. A la expectativa
340. Fiesta democrática 341. Más allá de la Navidad 342. Energía favorable
343. Turbulencias políticas 344. Sopla el viento 345. Mañana de domingo
346. Árboles en flor 347. Para los sentidos despiertos 348. Gorriones y mirlos
349. Gorriones y mirlos (2) 350. Por aquí y por allá 351. Tratar mal
352. Cuentos de pan y pimiento 353. Sin refugio 354. Del capital humano
355. Su paraiso es nuestro infierno 356. Todos colocados 357. Decepcionados
358. Por pedir que no quede 359. Sin escrúpulos 360. Usar y tirar-2
361. De parias y banderas 362. Montañas y olvido 363. El mar de los muertos
364. En funciones 365. La niebla de Arlés 366. Capear el temporal
367. Los matices del silencio 368. ¡Árbol va! 369. De aquí a la eternidad
370. Ni una muerte de más 371. Qué hora es 372. Canción protesta
373. Malos tiempos 374. La religión es vida 375. Nuestras vidas ajenas
376. La paja en el ojo ajeno 377. Baza luce bonita 378. Cuando un bosque se muere
379. Tragar sapos y culebras 380. Spiriman 381. El tiempo de los porqués
382. Trump me da miedo 383. Cada vez duele más 384. Dónde estará Federico
385. Testas coronadas y salvas de cañón 386. Pandilla de energúmenos 387. Para nuestro deleite particular
388. Diez años 389. Sol y nieve 390. Querido Vincent
391.Baza quiere que vuelva el tren 392.El milagro del granado 393. Los últimos de la fila
394. Seres imperfectos 395. Sin nadie que dé la talla 396. De mulas tordas y anteojeras
397. Primavera revuelta 398. La pésima educación 399. Abanicos de papel
400. No es normal